Actualidad

¿Su peor Enemiga?
¿Su peor Enemiga?

Sus detractores señalan como algunos de los problemas de personalidad de Hillary...

leer más

Farándula

Charlotte  de Cambridge
Charlotte de Cambridge

Todo el Reino Unido ya presentía que la más reciente joya de la Corona llevaría ...

leer más
Familia Real Española

Familia Real Española

De blanco ante la crisis

Con la primavera española, Letizia adoptó rápidamente el color blanco en su ropa. Además de sentarle bien, le sirve porque crea la ilusión de que tiene más curvas,

    Share on Twitter 
Con la primavera española, Letizia adoptó rápidamente el color blanco en su ropa. Además de sentarle bien, le sirve porque crea la ilusión de que tiene más curvas, y ya nadie puede seguir insistiendo en que padece problemas de anorexia.
Lo que no abandona son los zapatos con plataforma que ahora ¡las tienen dobles! En una reciente aparición pública, llegó con unas sandalias beige y blanco en las que claramente se veían las dos capas de plataforma que, por supuesto, la hacían ver más elevada que todas las mujeres presentes. Incluso la ministra Cristina Garmendia, que es alta, miraba sin disimulo las sandalias de la princesa, asombrada de que ambas estuvieran al mismo nivel de altura.
Junto con las tareas de su agenda, Letizia y el resto de la familia real se encuentran preparando las vacaciones de verano que, como es costumbre, serán en Palma de Mallorca. Sin embargo, este año la crisis económica internacional marcará una gran diferencia en las actividades de la familia, que incluyen participación en regatas y largos cruceros en dos yates: el “Fortuna”, que en realidad pertenece al Patrimonio Nacional, pero usa exclusivamente la familia real, y el “Bribón”, que le regalaron al rey sus amigos millonarios. El diario español “El Mundo” publicó un largo informe sobre el verano de la familia real, y los demás medios lo han repetido.
Lo primero es que en Palma, por razones financieras, se suspendió la Copa Breitling, la tradicional regata en la que participaban el rey Juan Carlos y el príncipe Felipe. Cuando ellos competían, la reina, Letizia y las infantas Leonor y Sofía, se instalaban en el “Fortuna” o en pequeñas lanchas a mirar el certamen y a permitir que los fotógrafos captaran imágenes veraniegas y simpáticas de las niñas, su madre y su abuela.
La regata se realizaba a mediados de julio y por esos días, entonces, todos los Borbón desembarcaban en Palma. Al no existir la Copa Breitling, las vacaciones serán más cortas y comenzarán en agosto, aunque se espera que este año Letizia lleve a sus hijas a conocer Asturias, su tierra natal, que todavía no visitan oficialmente. Eso podría ocurrir este mes y en agosto la princesa deberá instalarse en Palma, aunque se sabe que las actividades de playa le “sientan fatal” y tampoco le entusiasma el velerismo.
Lo que sí le gusta es tomar sol en playas escondidas. Para eso era también normal, en verano, que el “Fortuna” trasladara a la familia, a diario, a la isla de Cabrera u otras localidades de la costa lejos de los fotógrafos. Pero mover el yate oficial vale miles de euros, y es muy posible que esas “escapadas” ya no se realicen. Sólo en combustible el barco gasta 26 mil euros, y mantenerlo cuesta más de dos millones al año.
Aparte de realizar menos navegaciones, los Borbón se someterán a otros ahorros en Marivent, su palacio de verano. El aire acondicionado se fijará en 25 grados porque una temperatura más baja hace aumentar el gasto, y también se usarán sólo ampolletas de bajo consumo. Por primera vez se recogerán los limones de los árboles del palacio para usarlos en la cocina y se comprará menos diarios –quizás sólo para los reyes y el príncipe– y el resto tendrá copias impresas de Internet. También se les “sugirió” que los lean en las páginas web. Habrá, inclusive, menos personal del Palacio de La Zarzuela que –cuando se traslada a Palma desde Madrid– aloja en hoteles de cuatro y cinco estrellas, y utiliza autos con chofer.
Familia Real Española
ATAQUES AL REY

Paralelamente a estas anunciadas molestias, la familia real tuvo el disgusto de saber que apareció otro libro con ataques al rey. Se trata de “Una monarquía protegida por la censura”, escrito por Iñaki Anasagasti, un parlamentario vasco. En su blog, Anasagasti escribió que su relación con el rey era cordial hasta 2003 y cambió por la posición de éste en la guerra con Irak. “Como militar, me gusta la guerra”, le habría dicho el rey, y Anasagasti entonces le preguntó por qué no iba él o mandaba a su hijo.
En su libro aparecido recientemente, el autor señala que la legitimidad del rey “no es democrática” y entre otros cargos lo acusa de que “su vida privada no es ejemplar” y que “sus relaciones con amigos comisionistas son impropios”. Señala que el problema que permite todo lo anterior es la existencia de la censura que impide cuestionar o investigar al soberano. “Se le trata como a un semidiós protegido por una mordaza puesta a la prensa, que sólo conoce una situación parecida en Tailandia”. Se duele de que al rey “no se le pregunta por sus cacerías, sus dispendios, sus amistades peligrosas, sus negocios con Javier de la Rosa, Mario Conde, Ruiz-Mateos, Manuel Prado y demás comisionistas, sus aventuras extramatrimoniales, sus extrañas desapariciones y sus larguísimas vacaciones”.
Además, critica a los demás integrantes de la familia real. De Felipe dice que será rey “por una discriminitoria ley del derecho de sucesión”, en el sentido que le da preferencia a los hombres, y le recuerda que “el juancarlismo no se hereda”. Esto es porque muchos españoles apoyan al actual soberano por su personalidad y por lo que fue su rol en la transición desde el régimen de Franco a la democracia, pero no son partidarios de la monarquía. A Letizia le recuerda que en Televisión Española le decían “Letizia la ficticia” y que entonces se burlaba del príncipe de Asturias y le decía “Felipito”.
También ataca a la infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarín por la mansión que se construyeron en Pedralbes, el barrio más lujoso de Barcelona y que, según Anasagasti, costó siete millones de euros.
Cristina e Iñaki están, de hecho, preparando aceleradamente su partida desde España para instalarse en Washington donde el marido de la infanta ocupará un cargo de relacionador público VIP de Telefónica. Antes de partir darán una fiesta de despedida para todos sus amigos y se sabe que ya viajó a Washington un equipo de seguridad que verá las instalaciones antes de que llegue la pareja con sus cuatro hijos.
El traslado de este personal seguramente dará más argumentos a todos los críticos, pues justamente se ha dicho que la vida de la infanta y su familia en Washington será aún más cara para todos los contribuyentes españoles, ya que la Casa Real costea los gastos extras de seguridad y que éstos, seguramente, se mantendrán durante toda la etapa americana de los Urdangarín Borbón.
Cristina seguirá con su trabajo en el Area Social de la Fundación La Caixa, y para ello viajará con frecuencia desde Washington a Barcelona y también asistirá a los actos oficiales de la corona. Lo que no está claro es si –en agosto– pasarán un mes de vacaciones con el resto de la familia real. Esas vacaciones que, al parecer, serán las más aburridas de la historia...
    Share on Twitter 
Ediciones Digitales
Banner Articulos o Internos
Banner Articulos o Internos
Todos los Derechos Reservados © COSAS 2015 - Desarrollo Web: Mushoq Multimedia