Actualidad

Cosas y Nubori
Cosas y Nubori

Nuestra promesa se cumplió. Volvimos a vernos entre amigos, con el ánimo a punto...

leer más

Farándula

¡Kendall Jenner es la nueva cara de Calvin Klein!
¡Kendall Jenner es la nueva cara de Calvin Klein!

Kendall se unió a la nueva línea de jeans que se estrenará el próximo 15 de abri...

leer más
El bullying

El bullying

Una práctica vieja que se reinventa en las redes sociales

El acoso entre jóvenes y niños no solo ocurre dentro de la escuela. En las redes sociales la violencia también se da. Cosas explora consejos de expertos y casos con lecciones que aprender para padres y maestros.

    Share on Twitter 

Mitchell Wilson tuvo dos tragedias en menos de dos años. Primero su madre murió por cáncer, y el año siguiente, fue diagnosticado con distrofia muscular. Su edad: 11 años. No podía correr, ni saltar como sus amigos del colegio, pero su entusiasmo y sonrisa eran inspiradores. Su padre Craig Wilson lo recuerda con un brillo especial en sus ojos. Brillo que desapareció, según contó su papá, el día en que un jovencito de 12 años lo atacó en la calle para robarle su Iphone. El ataque consistió en un fuerte golpe en el rostro que le rompió uno de sus dientes. “El brillo de sus ojos desapareció luego de eso”, aseguró Craig Wilson en entrevistas posteriores. Y no fue lo único que se perdió. Mitchell perdió el deseo de vivir y así, días antes de cumplir 12, se suicidó colocándose una funda en el rostro. El robo solo fue la punta del iceberg. El agresor estudiaba en la misma escuela que Mitchell, y llevaba algún tiempo acosándolo: lo perseguía a la casa y además de los insultos, le hacía notar su discapacidad.
Este es un caso conocido como Bullying. Y los medios de Canadá, donde ocurrió este caso, hablaron de que Mitchell fue hostigado hasta la muerte: Bullying to death.
“El bullying es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares y colegiales. Se caracteriza porque existe una diferencia de poder entre la víctima y el agresor, es de una forma reiterada y continua y se lo realiza con la intención de intimidar y hacer daño”, explica Marion Valenzuela, sicóloga guayaquileña quien realizó su tesis de grado sobre bullying.
Según explica Valenzuela, el acoso se da desde la edad de 6 años hasta los 17 (término del periodo colegial), pero se ha observado que ocurre con más frecuencia entre los 11 y 15 años.
Es la pesadilla de cualquier padre y madre de familia. Es importante conocer algunas pistas que revelan que un hijo es víctima de bullying, o en su defecto, agresor. En el caso de las víctimas, existen los siguientes signos de alerta: ansiedad, irritabilidad, empieza a somatizar (dolor de estómago, vómitos, etc. sin razón alguna), “presenta hematomas, desaparición o deterioro de sus pertenencias, se muestra esquivo hacia grupos de niños, empieza a bajar sus calificaciones, evita ir a la escuela o eventos sociales”, señala Valenzuela.

Las consecuencias son evidentes e incluso llegan a afectar su rendimiento académico. Por ejemplo, el estudio “América Latina: violencia entre estudiantes y desempeño escolar” realizado por  la investigadora chilena de la Universidad Alberto Hurtado Marcela Román, y Javier Murillo, profesor titular de la Universidad Autónoma de Madrid, reveló que los chicos que fueron parte de violencia física y verbal en las aulas, alcanzaron un desempeño en lectura y matemáticas mucho menor al de sus compañeros. Este estudio analizó 2969 escuelas de 16 países de Latinoamérica.
Valenzuela advierte que un proceso largo de bullying, “puede llegar a cambiar totalmente el carácter de la víctima, llegando a ser introvertido, inseguro, ansioso, con baja autoestima, miedo a los demás. Se volverá retraído y puede llegar a alejarse de los demás compañeros porque se siente que no es aceptado. Se acostumbrará a este patrón de abuso y en la adultez lo seguirá repitiendo en sus demás relaciones interpersonales. En casos extremos el bullying llega al suicidio o en otros casos la agresión reprimida que se vuelve en detonante para realizar actos violentos”.
 

En el caso del agresor, la falta de disciplina dentro de casa o incluso en el aula, es factor detonante que lo llevan a agredir. La figura del líder adulto es la llamada a detectarlo y detenerlo. De lo contrario, ese comportamiento se replicará en el futuro en otros espectros de su vida. Tanto con los compañeros de trabajo o en su entorno familiar. A propósito de los agresores, hace algunos meses el candidato republicano a la Presidencia de los EE.UU., Mit Roomey fue acusado por sus ex compañeros del colegio por hacer bullying. Es un asunto muy común y lleva en la sociedad más años de lo que nos imaginamos.
Es importante entender que el bullying tiene como característica que el agresor busca un público para exponer a la víctima. CNN publicó un reportaje llamado La popularidad es un factor de acoso entre los estudiantes, en el que “conforme van ganando aprobación social, los niños tienden más a acosar a sus compañeros, a partir de un estudio de la revista American Sociological Review, que analizó el comportamiento de 4mil estudiantes de noveno y décimo grado durante un año”.
 Marion Valenzuela recalca que generalmente sucede en lugares donde no está la supervisión de los adultos pero están los compañeros. “En las encuestas realizadas los tres primeros lugares señalados fueron el patio, las aulas y la calle. En menores puede producirse más en el colegio ya que es el lugar donde se ven diariamente con menor libertad de congregarse fuera de la unidad educativa”.

El maltrato tiene diferentes dimensiones: físico y sicológico. No hace falta solo golpear o insultar. Y no siempre debe ser cara a cara. Internet y las redes sociales se han convertido en otro campo de maltrato y acoso. Basta googlear el nombre Megan Meier para comprender los alcances que puede tener. Con 13 años de edad, esta joven estadounidense apareció colgada un día en su habitación, fue en 2006. Sus padres estaban destrozados. Su madre no podía creer que, a pesar de que ella supervisaba casi todo el tiempo cómo su hija usaba la red social My Space, una mujer pudo inventarse un perfil ficticio de un joven llamado Josh Evans. Él fue el enamorado virtual de Megan y un día decidió terminarle. No sin antes decirle algunos insultos, incluso relacionados a su peso. Lori Drew fue quien escribió esas palabras ofensivas que llevaron a Megan al suicidio. Lori Drew una adulta, madre de una ex compañera de Megan.

“En la secundaria aparte del patio y la clase, se señalaban las redes sociales como lugares donde se produce el acoso, ya sea Facebook, Twitter, BB MSN. A este fenómeno se lo denomina cyberbullying”, explica Valenzuela.
 

En un colegio privado de Guayaquil se dio hace poco un caso en el que los estudiantes crearon perfiles falsos de Twitter para insultar a una maestra que recién había entrado al plantel. ¿Cómo detectar quiénes fueron? ¿Por qué lo hicieron? Las autoridades buscan mecanismos y encontrar a los responsables no es tarea sencilla.
Valenzuela señala que los casos pueden ser muy leves desde un status insultando a alguien, un tweet que hable mal de algún compañero, hasta la realización de perfiles falsos para ganarse la confianza de la víctima (como el caso de Megan) y así poder utilizar sus secretos para atacarla. “Existen los videos por YouTube donde personas filman a la víctima para que luego ésta sea avergonzada en frente de los demás”, asegura y destaca que son los padres y propios adolescentes quienes deben ser asertivos a la hora de confrontar estos problemas.
En Guayaquil no existen cifras sobre el porcentaje de acoso escolar. Se encuentra un estudio de Unicef, en el libro “Violencia escolar en América Latina y el Caribe: Superficie y fondo” (Eljach, 2011) donde existe un capítulo que habla sobre el maltrato entre pares, pero no hay documentación sobre Ecuador. Pero el bullying es algo que sucede en todas partes, y se lo reconoce ya que todos han tenido una experiencia cercana al recordar épocas de colegio.
Pero en otros países el tema ha adquirido una relevancia mayor, especialmente después de muertes que conmocionaron a la ciudadanía, como en México, Guatemala y Colombia. Por ejemplo en el estado de Nuevo León en México, la Secretaría de Educación estatal estableció los Lineamientos Generales para la Convivencia Escolar, para que existan medidas disciplinarias que sancionen los actos de violencia en centros escolares públicos y privados.
En Ecuador no existe normativa vigente relacionada al bullying. Según Valenzuela ni siquiera es conocido el término. Aunque reconoce que sí hay planteles donde se dan talleres y campañas donde se habla del tema. En ese sentido, los llamados a tomar las riendas del asunto son los padres y los maestros de los planteles donde se educan los chicos.

Lo que los padres deben saber
Entrevistamos a la psicóloga Marion Valenzuela, que nos da algunos criterios de especial utilidad para los padres.
 

¿Cómo saber que mi hijo hace bullying a otros?
Se dice que el agresor es una persona con un problema de autoestima, y puede venir de un hogar donde la violencia es aceptada o los padres son muy permisivos. Para detectar si un hijo es el agresor se tendría que ver un comportamiento agresivo hacia los demás, o si es retraído y evita estar acompañado. Se recomienda mantener una buena comunicación con los profesores que podrían proporcionarnos información. No hay que incentivar ni solapar el comportamiento violento.
¿Cómo deben enfrentar este tema los adultos? ¿Padres, profesores?
Lo primero que se debe hacer es educar a los profesores y padres sobre el tema y cómo funciona la interacción de la violencia. Debe existir un flujo de comunicación entre padres y colegio para mantener una coherencia en las acciones.
Los colegios tienen que empezar a crear campañas de prevención alentando a los chicos a ser proactivos, a quitar esa etiqueta de “soplón” y a empezar a formar escuelas seguras, donde el secreto de la violencia no deba existir. Que el colegio tenga una política de cero tolerancia ante la violencia y que se mantenga, que se pierda el miedo de hablar sobre esto, teniendo en cuenta que los resultados no son inmediatos, sino que es un trabajo del día a día que ayudar a formar adultos con empatía y con herramientas para defenderse ante agresiones.
Se puede realizar actividades donde se fomente la compasión y empatía como trabajar en fundaciones, ayudar a un vecino, etc.
¿Hay terapias para superar este acoso? o ¿cómo ayudar a los chicos a superarlo?
El colegio debe ser uno de los principales actores y formas de apoyo para resolver el problema, si es padre o madre de familia pregunte en el colegio qué se hace para realizar la prevención hacia estos casos y exija algún tipo de metodología ante estos problemas. Si no existe ayuda del colegio, es más difícil que se solucione el problema, sin embargo, existe la opción de la consulta psicoterapéutica privada donde se ayudará al chico a construir su autoestima en un ambiente seguro.
Si percibe que su hijo es víctima del bullying ayúdelo a socializar pero en actividades donde no se le tome importancia a las habilidades sociales o físicas, sino en actividades donde resalte las habilidades intelectuales y que sea en presencia de adultos, por ej.: clases de ajedrez, pintura, música, etc. Así el chico se sentirá valioso y podrá socializar con personas similares a él. Se recomienda exista una comunicación constante y llena de confianza entre padres e hijos, existen libros específicos para ayudar a los padres a abrir la comunicación con sus hijos y darles herramientas para su autoestima y seguridad.

 

Preguntas que los padres se deben hacer a sí mismos

¿Le hablo a mi hijo como me gustaría que él me hable?
¿En las conversaciones se habla de compasión y amabilidad?
¿Mi hijo tiene comportamientos que él no apreciaría en otros?
¿Mi hijo se comporta diferente cuando no estoy?
¿Cuánto conozco a los amigos de mi hijo?
¿Dedico tiempo suficiente para comprender las necesidades sociales de mi hijo?
¿Cumplo mis obligaciones de ser un buen modelo?

(Tomadas del libro “Bullying. Cómo evitar el maltrato entre niños” de Meline Kevorkian)

 

Por: María Luisa Carrión

    Share on Twitter 
Ediciones Digitales
Banner Articulos o Internos
Banner Articulos o Internos
Todos los Derechos Reservados © COSAS 2015 - Desarrollo Web: Mushoq Multimedia