Actualidad

Gisele Bündchen le dedica un lindo mensaje a Tom Brady por su cumpleaños
Gisele Bündchen le dedica un lindo mensaje a Tom Brady por su cumpleaños

Hoy es el cumpleaños del esposo de la modelo Gisele Bündchen.

leer más

Farándula

El último adiós de Bobbi Kristina
El último adiós de Bobbi Kristina

Familiares y amigos acudieron este sábado a dar el último adiós a Bobbi Kristina...

leer más
Leonardo DiCaprio

Leonardo DiCaprio

"No quiero ser un vanidoso hollywoodense"

Estuvo hace poco en Ecuador y frente al lente de Cosas. Hoy la película "El origen" es el más reciente éxito del talentoso y guapo actor estadounidense. En esta entrevista declara que su pasión es su trabajo, que no tiene gustos extravagantes ni se cree todopoderoso.

    Share on Twitter 
Leonardo DiCaprio
tiene 35 años y ya logró lo que la mayoría de las personas no conseguirá en toda su vida. Por sus últimas películas –incluyendo “La isla siniestra”, “El origen”, “Diamantes de sangre”, “Los infiltrados”, “El aviador” “Atrápame si puedes” y “La playa”– ganó 20 millones de dólares por cada filme, convirtiéndose en uno de actores mejor pagados del planeta. Todo gracias a “Titanic” que coprotagonizó en 1997 con Kate Winslet, cuando se convirtió en el actor más popular del mundo. Ha usado parte de su fortuna para comprar una isla, Blackadore Caye, cerca de las costas de Belice, donde planea construir un resort con energía renovable. Además, tiene un loft ecológico en Riverhouse, Manhattan, residencias en Carbon Beach y Malibú en Los Angeles, dos casas en los cerros de Hollywood y departamentos en las torres Panorama de Las Vegas. Le ha regalado dos de las casas a su mamá, “lo mínimo que podía hacer, después de todo lo que se sacrificó ella por mí”, explica.
A pesar de la fama y el dinero a Leo, como le dicen sus amigos, no se le han ido los humos a la cabeza. Continúa siendo un actor que toma su profesión muy en serio, preparándose a fondo antes de cada rol, tal como su ídolo Robert de Niro y, además, mantiene la norma de no hablar de su vida personal, “para que el público no se distraiga y crea en los personajes que hago”. Ahora, al igual que De Niro, se ha convertido en el intérprete favorito del director Martin Scorsese, y ya han filmado cuatro películas juntos, incluyendo “La isla siniestra”.

Aparte de su carrera en Hollywood, DiCaprio es un gran activista en temas del medio ambiente. Produjo el documental “La hora 11”, tiene un sitio web donde comparte sus “misiones” y viaja tratando de ayudar a crear conciencia para combatir el calentamiento global y vivir más en armonía con la naturaleza.

Es muy apegado a su madre, Irmelin, de ascendencia alemana, y a su padre, George, un caricaturista, italiano alemán. También era muy unido a su abuela materna, quien falleció en 2008. Aunque sus padres se separaron cuando era niño, Leo continuó manteniendo buenas relaciones con ambos, quienes se sacrificaron para que asistiera a “los mejores colegios”.

En cuanto a su vida romántica, Leo siempre ha preferido a las modelos. Salió con Gisele Bündchen entre 2002 y 2005 y actualmente con la isrealí Bar Rafaeli, si bien recalca que no están comprometidos.
Conversamos con el actor, luego del estreno de “Inception” (El origen), una película de ciencia ficción dirigida por Christopher Nolan, conocido por “El caballero de la noche”, “Insomnio” y “Memento”. En esta oportunidad, DiCaprio se introduce al mundo de lo onírico, interpretando a un manipulador que debe implantar un sueño a un millonario para cambiar sus acciones. Con DiCaprio también actúan Marion Cotillard y Ellen Page. La película ya ha recaudado más de 100 millones de dólares en Estados Unidos.

Como de costumbre, el actor llegó muy elegante a la entrevista en un hotel de Los Angeles, y le preguntamos qué diseñadores eligió: “El traje es Armani, el reloj Tag, los calcetines Armani, también los zapatos (risas) y mis calzoncillos son Jockey (más risas)”.

¿Qué te hace aceptar un proyecto?
Siempre he tomado un camino muy sencillo, debo sentir que puedo serle útil al personaje, darle algo. Me pregunto si logro una conexión emocional con él y si el director es capaz de materializar la idea base. Y además, la historia debe conmoverme. Pero, a final de cuentas, siempre el director incide más que el guión. Porque muchas veces he visto algunos extraordinariamente mejorados gracias al director.

¿Cómo describirías “El origen”?
Es una película muy ambiciosa. Chris Nolan es un visionario. La trama se desarrolla en cuatro niveles del subconsciente y tiene efecto dominó, cada nivel impacta al otro. Chris estuvo pensando durante ocho años, cómo investigar el mundo de los sueños, crear una estructura al estilo de Hollywood y al mismo tiempo mostrar un fuerte viaje emocional del personaje central. Mi trabajo consistió en crear un personaje emocionalmente abierto con el cual el público empatizara.
Tanto “La isla siniestra” como este filme, transcurren en la mente de tu personaje, son cintas muy profundas y oscuras.

 ¿Te afectó interpretarlas?
Generalmente cuando regreso a casa desde el set de una película, tengo la capacidad de distanciarme y seguir mi propia vida. En esta ocasión fue muy distinto. Hubo un par de semanas –tanto en “La isla siniestra” como en “Inception”– en que sentí que estaba en un lugar súper profundo en cuanto a mis emociones y estado de ánimo. En “La isla siniestra” exploramos lo que los enfermos mentales tenían que encarar cuando los lugares se llamaban asilos para locos. Fue muy traumático, destapé algunas cosas que pensé no era capaz de hacer.

¿Cómo te preparaste para “El origen”?
Leí “La interpretación de los sueños” de Sigmund Freud, tratando de entender la trama desde un punto de vista sicoanalítico; pero, al final, lo más importante fue conversar durante dos meses con Chris, intentando introducirme en el mundo de sus sueños y adentrándome profundamente en su psiquis.

¿Qué tal fue trabajar junto a Marion Cotillard?
Es un talento inmenso, hace sus tareas y llega al set absolutamente preparada. En este caso, fue un proceso difícil, ya que nuestra relación sólo existe en mi subconsciente, no en la realidad. Ella es una proyección de mi propia mente y no pudo interpretarlo una actriz mejor.

MANIPULADOR DE SUEñOS

¿Eres capaz de recordar tus propios sueños?
Desafortunadamente no, sólo pequeños fragmentos que son aterradores y que prefiero olvidar. Es interesante porque los sueños son pensamientos reprimidos y cuando estamos en ese estado calmado, el mundo subconsciente comienza a burbujear. Es surreal, infinito y creo que no existe ciencia alguna para interpretar lo que significan esas imágenes. Cada uno debe dar su propia interpretación.

¿Con quién te gustaría compartir tus sueños?
Con las personas que toman las decisiones políticas del mundo, para entender sus reales intenciones.

¿Si pudieras cambiar la conciencia de alguien manipulando sus sueños, a quién elegirías?
Al gerente de la British Petroleum para que pague a la costa del Golfo todo el daño que han causado a nuestro medio ambiente y a las personas. Eso es lo que le implantaría. Es lo que están prometiendo y espero que cumplan porque es un desastre horrible, tan irresponsable (señala angustiado).

¿Cuál es tu sueño más loco?
Poder proteger los lugares ideales o de ensueño que van quedando en el planeta. Espero que muy pronto los seres humanos coincidan con la naturaleza y encuentren una manera exitosa de vivir en armonía con ella.

¿Si fueras capaz, qué sueño diseñarías para ti?
Uno donde me olvidara que estoy soñando, en el cual estoy haciendo algo que me produce un placer infinito (risas).

¿Con quién?
Depende, siempre sería alguien diferente.

VIAJAR POR EL MUNDO

¿Es compatible ser uno de los actores más populares del planeta y un activista del medio ambiente?
Trato de combinar. En “El origen” conversé con Alan Horn, el presidente de Warner Bros., y los generadores que usamos en la cinta, estaban todos impulsados por energía solar. Será un profundo proceso de transformación hacer esto en películas futuras y en todo lo demás en el mundo. Estoy intentando contribuir con mi granito de arena.

¿Te gusta viajar?
Me encanta viajar, eso es lo que más hago. Recién regrese de Nepal y Bhutan, donde grabamos un programa auspiciado por el Fondo de la Vida Silvestre con el fin de salvar a 32 tigres. Cuando no trabajo, viajo. Me encanta conocer lugares con los cuales soñé desde que era niño, hacer scuba y observar la naturaleza.

¿Por qué los tigres?
Quedan tres mil 200 tigres salvajes en el mundo y hay muchas especies al borde de la extinción. Los matan y los usan para curas medicinales en Asia. La campaña es para salvar las junglas y los bosques en Indonesia donde viven estos animales.

¿Con todo lo que has logrado, existe algo que aún deseas?
Paz en la tierra. Sólo puedo decir que he tenido mucha suerte, profesionalmente estoy haciendo lo que me gusta hacer desde que era muy niño. Cuando actué en mi primera película, “Mi vida como hijo”, una amiga de mi mamá comentó: “Tu hijo se sacó la lotería”. Es así, cada día siento que me saqué la lotería y que estoy haciendo lo que amo. Poca gente tiene ese privilegio.

¿Personalmente qué te queda por hacer?
Por supuesto que algún día me gustaría formar una familia; pero en este momento estoy feliz haciendo lo que hago. Me encanta trabajar y quiero continuar haciéndolo.

¿Matrimonio?
¡Siempre insistes con esa pregunta! Por supuesto me casaré algún día, cuando llegue el momento.

¿Cuál es tu tipo de mujer?
Debe ser inteligente, algo divertida, bella y con personalidad.

Cuando una mujer declara que te ama, ¿le crees o piensas que esta interesada en ti sólo porque eres estrella de cine, guapo y millonario?
Eso es algo que me pregunté mucho cuando era adolescente, y ha sido fácil darme cuenta. Hay que tener las antenas levantadas, ser un buen juzgador de carácter.

¿Cuál es tu mayor temor?
Perder a las personas que más quiero, familia y amigos. Y otra cosa que se teme en esta industria es la soledad. Filmas en los lugares más remotos del mundo, distanciado de tu familia y amigos, y al final del día siempre terminas en una pieza de hotel mirándote en el espejo y dándote cuenta cuán sólo estás. Esta es una vida muy lejos de lo normal.

¿Tu peor vicio?
Salir con mis amigos, sentarnos en un bar y conversar tonterías; hacer voces divertidas y portarme como un niño idiota, porque tengo que filtrar los problemas serios que encaro casi todo el tiempo. Ser idiota con los amigos, es una especie de meditación o terapia, es fantástico.
    Share on Twitter 
Ediciones Digitales
Banner Articulos o Internos
Banner Articulos o Internos
Todos los Derechos Reservados © COSAS 2015 - Desarrollo Web: Mushoq Multimedia